crema de remolacha

Si eres fan de la remolacha y de las cremas, tanto frías como calentitas, esta receta de crema suave de remolacha y zanahoria te va a encantar.

Cómo hacer crema de zanahoria y remolacha

Las cremas o sopas son una buena opción para incluir vegetales en la dieta. Tanto si sigues una dieta vegana, vegetariana como omnívora, las frutas, verduras y hortalizas deben representar el 50 % de tu ingesta diaria.

Esta receta de crema de zanahoria y remolacha es muy fácil de preparar y se tiene lista en menos de media hora.

Recetas veganas con remolacha

Tanto la remolacha como la zanahoria son dos vegetales que aportan multitud de nutrientes. Las zanahorias aportan betacarotenos o provitamina A. La remolacha, además de aportar un color fantástico a los platos, es rica en flavonoides, antioxidantes y ácido fólico (vitamina B9), el cual ayuda en la formación de hemoglobina, a sintetizar el ADN y es imprescindible en embarazadas para la correcta formación y desarrollo del feto.

La cebolla morada, por su color, también presenta mayores niveles de antioxidantes que la cebolla blanca común.

La combinación de todos los ingredientes, hace una fantástica crema de remolacha y zanahoria suave carga de antioxidantes y nutrientes que no te puedes perder.

Puedes ver la receta de smoothie de remolacha, una buena opción como desayuno o para llevar en la mochila donde quieras.

¡Espero que te animes a probarla!

Prep. time: 5  |   Cook time:  20   |   Raciones: 4-5
INGREDIENTES

2 remolachas
2 zanahorias
1 cebolla morada
400 ml de agua o caldo vegetal
Albahaca fresca
Pizca de sal
Toppings: semillas de sésamo, albahaca y yogur de soja

PROCEDIMIENTO

1. Pela y trocea la cebolla, las zanahorias y las remolachas.

2. Sofríe la cebolla en una olla con un poco de aceite de oliva virgen extra. Añade la zanahoria y la remolacha troceada junto al agua o caldo vegetal y déjalo que hierva. Puedes añadir más agua si ves que se consume.

3. Cuando veas que la remolacha está tierna, transfiere todo a una vaso de batidora junto a unas hojas de albahaca fresca. Bate hasta que tenga la consistencia que desees. En este momento puedes añadir más agua para hacer la crema más suave (yo he usado 400 ml de agua en total) y corregir de sal.

4. Añade los toppings que prefieras y ¡listo!

La despensa de esta receta

Si quieres más ideas de recetas para verano saludables, te dejo algunas aquí:

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.