pescado vegetariano

Los ingredientes para esta receta de pescado vegano son pocos y muy sencillos: berenjena, agua, sal marina, harina de garbanzo y aceite de oliva. Para una versión más sofisticada, puedes añadir alga nori o agua de mar para aportar sabor a mar. 

El sabor de este no-pescaíto es espectacular e imita a la perfección a la versión animal. Incluso, en mi opinión, lo mejora, pues no te encuentras espinas al comerlo. 🙂 

La primera vez que probé este tipo de alternativa vegetal al pescado fue en unas vacaciones en Dénia en el restaurante Verdeando, ellos nos contaron cómo lo habían preparado (no nos dijeron el secreto de la receta) y en ello me he inspirado. 

¿Cómo hacer pescado frito vegano?

Esta receta es muy sencilla de preparar y no es exclusiva para dietas veganas. Si alguna vez has cocinado pescado frito, verás que se sigue prácticamente el mismo procedimiento.

El ingrediente principal de la receta es la berenjena. La berenjena aporta una textura perfecta para esta versión de no-pescaíto frito vegano. Sin embargo, se ha de tener en cuenta que no aportará proteína, como sí lo haría la versión animal. Este plato se puede considerar una ración de vegetal, puesto que el ingrediente mayoritario es una hortaliza.

Para una versión de la receta alta en proteína, lo ideal sería cambiar la berenjena por tofu, pero el procedimiento de elaboración sería completamente distinto. 

Receta de pescado vegetariano frito

Siempre se ha hablado que la mejor manera de freír el pescado es rebozándose solamente con harina, sin utilizar huevo. Pues bien, esta afirmación nos viene de maravilla para veganizar el pescadito frito sin productos de origen animal.

Para rebozar la berenjena se puede utilizar harina de trigo, de garbanzos, o mezcla de ambas. En mi opinión, el resultado es mejor con la harina de garbanzos. Volviendo al tema de la proteína, es cierto que la harina de garbanzos la contiene, pero será tan poca la cantidad que acabamos ingiriendo que no se puede considerar que el plato aporte proteína vegetal. 

En cuanto a la fritura, el mejor aceite para este proceso es el aceite de oliva virgen extra. El aceite de oliva ofrece una mayor resistencia a la degradación que otros aceites.

Es muy importante cambiar con frecuencia el aceite en el que se fríe para que este no se oxide y pierda cualidades. Reutilizar el aceite produce un efecto inflamatorio en el organismo, por ello no se debe abusar de las frituras, especialmente de bares y restaurantes, donde desconocemos cada cuánto cambian el aceite en su cocina (además del tipo de aceite que utilizan).

Consejos para preparar pescado vegetariano con berenjena

Para esta receta de pescado vegano queda perfecta, es importante freír la berenjena una vez rebozada con el aceite bien caliente. Si por el contrario, la introducimos en la freidora o sartén antes de que el aceite esté a 170º, la harina del rebozado absorberá el aceite en lugar de formar el rebozado. El resultado sería aceitoso y no tan agradable de comer.

Una vez frita, es crucial escurrir bien el no-pescaíto frito para eliminar el exceso de aceite de la fritura sobre papel absorbente. De esta manera se consigue un rebozado más crujiente y nada grasiento.

Para una receta más ligera del pescado vegano, puedes cocinarlo en el horno unos 15-20 minutos en lugar de freírlo. Aunque personalmente encuentro que es más original cuando se fríe, el resultado también es muy rico.

La despensa de esta receta

Ingredientes (4 personas):

2 berenjenas

1 taza de harina de garbanzos

1 L de agua de mar

NOTA: Puedes cambiar el agua de mar por 1 L de agua y una cucharada de sal marina

Procedimiento:

1. Lava, pela y trocea la berenjena en tiras largas y delgadas. 

2. En un bol grande, sumerge la berenjena troceada en el agua de mar y deja que se remoje durante unas 4 horas.

3. Pasado el tiempo, es momento de rebozar. Pasa la berenjena por una colador para escurrirla. Coloca la harina de garbanzo extendida sobre una superficie plana. Recubre bien la berenjena con la harina. Es muy importante retirar el posible exceso de harina antes de freírlo. Puedes utilizar un colador y hacer saltar la berenjena para que la harina sobrante se despegue.

4. En una sartén con abundante aceite o una freidora, introduce la berenjena rebozada. El aceite ha de estar ya caliente antes de freír para un resultado más crujiente. Fríe el pescado vegano durante 2 minutos o hasta que veas que se va quedando doradito. Coloca la berenjena frita sobre un papel de cocina absorbente para retirar el exceso de aceite. Pasa a otro plato sin papel.

5. Sirve con un poco de limón y ¡listo!

Si quieres más ideas de recetas de platos veganos, te dejo algunas aquí:

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *