Queso vegano curado

Para muchos, el queso es uno de los motivos por los que no se atreven a llevar una dieta vegana. La realidad es que se suele comer queso prácticamente con todo; como snack, en bocadillos, en ensaladas, con la pasta, en la base de la pizza, en canelones y lasañas, tartas de queso, etc.

Hoy os traigo la receta del mejor queso vegano curado que he hecho hasta ahora. Es muy sencillo de hacer y se necesitan sólo 4 ingredientes. Este queso tiene justo 1 mes de curación pero puedes consumirlo antes si no lo quieres tan curado o esperar más tiempo si prefieres un sabor más intenso (no más de un mes y medio).

Nutricionalmente no se asemeja al queso curado tradicional de leche: contiene más kcal provenientes de los anacardos (hay que tener en cuenta que este queso de anacardos nos saciará antes y comeremos menos cantidad que si fuera queso de vaca u oveja), pero en cambio cuenta con menos cantidad de grasa saturada.

Valores nutricionales del queso de oveja curado (por 100 g):
Energía: 481 kcal   Grasas: 40,6 g  (las cuales Saturadas: 29,9 g)   Proteínas: 27,5 g

Valores nutricionales del queso vegano de anacardos (por 100 g):
Energía: 535,1 kcal   Grasas: 39,3 g  (las cuales Saturadas: 7,93 g)   Proteínas: 16,95 g

El ingrediente más extraño de esta receta (que desde el boom de la comida japonesa ya no lo es tanto) es el miso. Se trata de una pasta aromatizada fermentada hecha principalmente con semillas de soja y/o cereales como el arroz, el trigo o la cebada y sal marina. Para beneficiarnos de sus propiedades, el miso ha de ser no pasteurizado. Este proceso mataría los microorganismos vivos (probióticos) que además de ser beneficiosos para nuestra salud intestinal, harán que nuestro queso vegano fermente aportándole su sabor característico.

Te animo a que pruebes esta receta y, aunque no sea un básico en la cocina, de vez en cuando disfrutes de un queso vegano curado de anacardos.

¡Espero que te guste!

Prep. time: 10 min   |   Curación 1 mes   |   Raciones: 150 g
INGREDIENTES

150 g de anacardos naturales/en crudo
1 c/c de miso blanco (Shiro) sin pasteurizar
2 c/s de levadura nutricional o de cerveza
Pizca de sal sin yodar
Utensilios: molde redondo pequeño, tupper de cristal, papel film y papel de horno o una gasa fina.

PROCEDIMIENTO

DÍA 1

1. Deja en remojo los anacardos para activarlos al menos 8 horas o toda la noche a temperatura ambiente. Pasado el tiempo, escúrrelos y acláralos bien. Verás que habrán aumentado su tamaño, utiliza un recipiente grande.

DÍA 2

2. En un procesador de alimentos o batidora potente, introduce los anacardos activados y el resto de ingredientes hasta que quede una masa fina y cremosa. Puedes añadir una cucharadita de agua para ayudar a batir (no te pases con la cantidad de agua, luego costaría más de curar y si está demasiado húmedo puede aparecer moho). Puedes tardar entre 5 y 10 minutos, el tiempo depende del aparato que utilices.

3. Pasa la mezcla a un recipiente de cristal para la fermentación del miso. Cubre el recipiente con papel film (importante que quede bien sellado para que no entre aire, no valdría con la tapa del recipiente) y déjalo 24 horas a temperatura ambiente (máximo 30 horas). La temperatura ideal para la fermentación oscila entre los 20º y 25º. En invierno puedes dejar el recipiente dentro del horno apagado, en verano quizás no necesites esperar las 24 horas para su fermentación.

DÍA 3

4. Retira la masa del recipiente y rellena el molde que dará forma al queso. El molde debe estar cubierto con papel film o una gasa fina. Aplasta bien la masa para que adquiera la forma redonda del molde, puedes ayudarte de una espátula para que la parte superior quede bien plana. Cubre el queso con el papel film.

5. Introduce el molde en la nevera y ves dándole la vuelta cada día para que vaya curando igual por ambos lados.

DÍA 10 hasta DÍA 20 – 30

6.  Si has optado por el papel film para curar el queso, es momento (día 10) de pasar al papel de horno (si lo has hecho con la gasa puedes seguir con la misma o utilizar una nueva). Envuelve el queso vegano en papel de horno y sigue dándole vueltas cada día hasta que obtengas el grado de curación que desees. Yo lo dejé justo un mes, dependerá de lo curado que lo quieras y de la paciencia que tengas para no caer en la tentación de comerlo antes. ¡Listo!

NOTAS:

  • La sal debe sin ser yodo para no matar los probióticos del miso.
  • Así mismo, el miso debe ser sin pasteurizar para conservar sus probióticos.
  • Si utilizas otro tipo de miso que no sea el blanco, el resultado final será un queso más oscuro.
  • Puedes rebozarlo en pimentón rojo o hierbas aromáticas para darle un sabor diferente. También puedes añadir otros condimentos a la masa (paso 4), por ejemplo, ajo en polvo o pimienta en grano.
  • Prepara varios quesos a la vez para ir teniendo siempre en la nevera y no tener que esperar a que se curen.

Si quieres más ideas de recetas de aperitivos veganos, te dejo algunas aquí:

23 Comments

    1. Gracias!! Pues la base del queso son los anacardos, y su contenido en ácidos grasos monoinsaturados (por 100 g de anacardos; 43,8 g son grasas de las cuales 23,80 g son monoinsaturadas), sugiere actividad que disminuye las LDL y el colesterol, y lo mismo con todos los frutos secos. Por lo cual considero que sí lo podrías consumir, pero mejor que consultes siempre con un profesional.

      1. muchas gracias, es que me encanta el queso y ahora no lo como y este se le ve espectacular probare hacerle, un saludo.

  1. hola! muchas gracias por compartir vuestra receta de queso, la hice en casa pero cuando llevaba una semana en la nevera, en chacharro de cristal tapada con una tela… se le habia hecho moho blanco … sabeis por que puede haber pasado esto?

      1. Cuando dices sin que entre aire quiere decir que tiene que estar tapado con un recipiente tipo tupper? En la receta había entendido que solo tenía que cubrirlo con una tela.
        Gracias

  2. Hola Carol! Si los guardas con una tela curarán antes que si los dejas en un tupper cerrado herméticamente. Si quieres hacer varios y que aguanten más tiempo, mejor dejarlos en un tupper. Gracias por tu comentario 🙂

  3. Hola ktal??feliz navidad a todo esto.Acabo de quitar el peso para darle la forma ya de queso y mi duda es si tiene que seguir con la bolsa de tela puesta?muchas gracias y ya te contaré.Tienes instagram asi cuando lo acabe te etiquetare

  4. Hola. Tengo dudas con la curación: puede ser fuera de nevera sobre una rejilla a una temperatura de 20 grados volteandolo a diario?. Y, si es en nevera, no hay que voltearlo periódicamente?. Gracias

    1. ¡Hola Joseba! Pasados los dos días fuera de nevera, es mejor meterlo, de esta manera evitar que salga moho. En la nevera también hay que irlo volteando. Ya me contarás como te queda 🙂

      1. ¡Hola! El miso es muy importante en la receta, pero si quieres reemplazarlo, hazlo por probióticos acidophilus o también se prepara con rejuvelac. Personalmente la opción del miso para mí es la mejor. Gracias 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s