¿Por qué la miel no es vegana?

miel en dieta vegana

¿La miel es vegana? La miel es un producto de origen animal y, como tal, no entra dentro del veganismo entendido como un estilo de vida en el que se rechaza la utilización y el consumo de productos que provengan de animales.

La miel no se considera vegana porque son las propias abejas las que elaboran esta sustancia para su propio beneficio. Para obtener solo una cucharadita de 4 ml de miel, se necesita el trabajo de toda la vida de 10 o 12 abejas. Para reunir un kilo de miel hacen falta 2.500 abejas (fuente).

La miel y la dieta vegana

La miel se ha consumido desde hace años. De hecho, las primeras evidencias de su consumo aparecen en pinturas rupestres del Mesolítico, unos 6.000 años a. de C. Además, siempre se le han asociado cualidades terapéuticas que han incentivado su consumo.

Se aconseja que los niños y niñas menores de 12 meses no consuman miel por riesgo de padecer botulismo.

Existen cerca de 320 variedades de miel de distintos orígenes florales. Las características organolépticas de la miel depende de las distintas fuentes de flores y plantas que han visitado las abejas para su obtención.

Además de la miel, las abejas son utilizadas para obtener diferentes productos destinados al consumo humano como propóleo, polen, jalea real o cera.

Motivos por los que los veganos no consumen miel

Como hemos visto, para obtener miel se manipula y explota a las abejas. La intervención del humano en el proceso de explotación de los panales de la colmena es conocida como apicultura.

La gran mayoría de abejas mueren de estrés, producido por agotamiento, ya que se las estimula de manera continua para que produzcan al máximo de su capacidad. Asimismo, se las manipula genéticamente y se las insemina artificialmente con este fin.

La miel es de las abejas, ellas la producen para su beneficio, por tanto, apropiarse de ella es robar lo que ellas han producido. Lo mismo pasa con los huevos de las gallinas, pero esto es otro tema.

La miel es una sustancia extremadamente dulce y densa que fabrican las abejas como alimento y que almacenan para la escasez de flores del invierno y que les ayuda a mantener una temperatura estable en la colmena, la cual se sitúa entre los 17 y 34 grados.

Explotación de las abejas para producir miel

El primer paso que siguen las abejas pecoreadoras (también conocidas como obreras) para fabricar la miel es ir de flor en flor recolectando los néctares que las flores producen. Las abejas succionan o liban el néctar y lo almacenan en un estómago intermedio para luego depositarlo/devolverlo en la colmena.

Los apicultores alimentan a sus colonias de abejas con sustitutos artificiales de polen y almíbar de azúcar blanco para sustituir la miel que se les extrae para comercializar.

Otra práctica que realizan los apicultores es cortar las alas de la abeja reina para evitar que enjambren y abandonen la colmena. Enjambrar es su forma natural de crecimiento y supervivencia de la especie, sin embargo, los apicultores tratan de evitar este fenómeno natural usando feromonas artificiales además de cortarles las alas para mantenerlas bajo control. Además, se las insemina artificialmente para que pongan más huevos. Existe un mercado de abejas reina. Cuando no son rentables, las matan y las sustituyen por otras para mantener la producción.

Actualmente se produce el doble de cantidad de miel que años atrás, sin embargo, ahora hay menos abejas que nunca. El principal productor de miel es China, seguida de Turquía, Argentina, Irán, Ucrania y Estados Unidos. Mientras que los principales importadores a nivel mundial son Europa y Estados Unidos.

Aunque una abeja no cuenta con un sistema nervioso complejo, sí tienen capacidad de sentir dolor. Las abejas son insectos inteligentes que cuentan con unos complejos sistemas de comunicación que las hacen únicas. Lo maravilloso que llega a ser el interior de una colmena lo demuestra.

Miel apta para veganos

La miel para veganos no existe. Sin embargo, se pueden encontrar multitud de alternativas vegetales a la miel de abeja. Estamos hablando de melazas o siropes, los cuales pueden provenir tanto de flores como de cereales. También la pasta de dátil (receta) puede ser un sustitutivo perfecto y más saludable.

Cabe destacar que ni la miel ni los siropes son considerados saludables puesto que se trata de azúcar libre. El principal componente de la miel y el que aporta su extrema dulzor, son carbohidratos en forma de monosacáridos como la fructosa y la glucosa.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) una persona no debería ingerir más de 25 g de azúcar libre al día y, en el caso de los niños y niñas menores de 8 años, no deberían comer más de 16 g de azúcar al día.

Te dejo enlazado este artículo que escribí sobre “Alternativas saludables al azúcar“.

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .