¿Hay que demonizar el aceite de palma?

Respuesta corta: SÍ.

Para la respuesta larga conozcamos los motivos y argumentos…

El aceite de palma se produce a partir del fruto de la Elaeis guineensis, conocida como palma africana o aceitera. Se trata de una palma que puede vivir más de 100 años y alcanzar hasta 40 m de altura, pero debido a su uso intensivo, no suelen pasar de los 25 años y 12 m de altura. A principios del siglo XX se introdujo de forma masiva en el Sudeste Asiático, aunque hoy en día también hay importantes plantaciones en América del Sur.

palm-1464654_960_720.jpg
Recolecta del fruto de la palma africana.

Por lo general, no todos los aceites son iguales y este hecho causa que tampoco todos sean iguales para la salud. Algunos aceites tienen un perfil que podría denominarse como saludable, mientras que otros se asocian directamente con el riesgo de padecer ciertas enfermedades metabólicas. El aceite de palma lleva en boca de todos desde hace ya unos años por este motivo. Se trata de un aceite muy apreciado por la industria alimentaria, pero criticado por sanitarios por su supuesta insalubridad.

Desde que en 2014 entró en vigor el Reglamento Europeo 1169/2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, y quedó prohibida la generalización “aceite/grasa vegetal” en el listado de ingredientes de los productos alimentarios, se originó un gran revuelo en contra del aceite de palma.

Actualmente lo podemos encontrar en los listados bajo algunos de sus pseudónimos como: aceite de palmiste, grasa vegetal fraccionada e hidrogenada de palmiste, estearina de palma, palmoleina u oleina de palma, manteca de palma o con su nombre científico Elaeis guineensis. Pero hay que tener en cuenta otros ingredientes que tienen su origen en el aceite de palma pero son más difíciles de identificar: alcohol cetílico, lauril sulfato de sodio, estearatos, sulfato de alcohol graso, glicerina, equivalente de mantequilla de coco, sustituto de mantequilla de coco, etc.

136_nutella_corte.jpg
Composición de la Nutella – http://www.sinazucar.org

¿Quién utiliza el aceite de palma?

Es empleado en la industria farmacéutica, cosmética, y alimentaria, así como también para la producción de biodiesel. Por lo que respecta a la industria alimentaria, su uso es mayoritariamente para la elaboración de productos ultraprocesados (salsas, galletas, helados, bollería, chocolates, margarinas, aperitivos salados, etc). Es un aceite que ofrece un alto nivel de palatabilidad, una buena textura debido a que permanece sólido a temperatura ambiente manteniéndose sedoso y untuoso, y además es muy barato de producir debido a las pésimas condiciones laborales a las que son sometidos aquellos que lo cultivan.

palm-oil-1022012_960_720
Fruto el cual se prensa para extraer el aceite.

¿Qué efectos tiene en nuestra salud?

El aceite de palma se ha relacionado con enfermedades metabólicas debido a sus ácidos grasos saturados, que representan aproximadamente el 50%. Un consumo continuo y regular de grasas saturadas influyen de forma negativa en el aumento del colesterol LDL en la sangre, aumentando el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Sin embargo, este no sería el problema, ya que se ha demostrado que no todos los ácidos saturados son dañinos, todo depende de su origen y sus características. El problema está en los ácidos grasos saturados del aceite de palma. Se han llevado a cabo estudios que afirman que el ácido palmítico, del que se compone en su mayoría los ácidos saturados del aceite de palma, es perjudicial para la salud.

Quienes juegan el papel de malo son los tóxicos que se producen en su refinamiento (proceso necesario para modificar la apariencia rojiza del estado natural del aceite y para mejorar su sabor) cuando llega a temperaturas superiores a 200º. Estos tóxicos son el glicidol y los MCPD (mono-cloro-propanodiol).

1487259154_419212_1487261706_sumario_normal
Aceite de palma sin refinar.

Así mismo, a raíz de estas declaraciones en contra del aceite de palma, ha saltado la alerta con las leches infantiles al ver que también contienen grasa vegetal de palma. Sin embargo, la leche materna contiene el ácido beta-palmitato, en cambio, el ácido graso de origen vegetal -el problemático-, es el alfa-palmitato, y ambos se comportan de manera muy diferente en el organismo.

Actualmente, muchos laboratorios están investigando la manera de hacer que las leches infantiles se parezcan más a la leche materna. Si os interesa el tema, podéis leeros el post de Boticaria García.

 

Además, el aceite de palma causa severos problemas medio ambientales.

A parte de los problemas para salud que este aceite acarrea, es vital tomar consciencia del daño medioambiental que causa su consumo. Su cultivo provoca la deforestación de selvas tropicales (principalmente Indonesia y Malasia), genera un alto nivel de contaminación en su transporte y mantiene en pésimas condiciones laborales a sus cultivadores.

deforestacion
Deforestación de los campos donde se cultiva el aceite de palma – Greenpeace.

Algunos supermercados como Lidl han eliminado de su marca blanca este aceite. Aunque es cierto que esta acción ayuda a que disminuya el consumo de aceite de palma, también se trata de una muy buena acción de marketing. Hay que tener en cuenta que estos productos libres de aceite de palma, siguen llevando otros nada saludables (harinas refinadas, azúcar y seguramente otro tipo de aceite refinado).

En la siguiente tabla nutricional del aceite de palma, obtenida de la base de datos NutritionData, vemos que todas sus calorías provienen de las grasas (obviamente, puesto que los aceites son lípidos/grasas per se) y no aporta ni proteínas ni carbohidratos.

También vemos que del total de las grasas (216 g), la mitad son saturadas (106 g), hecho que desencadenó la controversia respecto a su salubridad. En cuanto a las vitaminas, es rico en vitamina E y también contiene vitamina K en menos proporción.

Captura de pantalla 2017-10-07 a las 9.43.35.png

Fuentes:

https://www.youtube.com/watch?v=qmHoC_DU8Rw
https://elcomidista.elpais.com/elcomidista/2017/02/16/articulo/1487259154_419212.html
http://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/salud/2017/05/02/5907764046163fc6018b467b.html
http://www.aceitedepalma.org/etiquetado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s